sábado, 25 de julio de 2009

Qué bien vivís los profesores

Para hablar de algo hay que conocer. Si no, uno corre el riesgo de meter la pata hasta la cadera y no poder sacarla después. La gente que dice “qué bien vives” ni ha estado en su jodida existencia en un aula, ni sabe qué es “Educación para la ciudadanía” ni sus contenidos, ni comprende por qué un 30% de los profesores de secundaria tienen depresiones. Sólo ven las vacaciones, el sueldo y el horario. Por eso voy a desmontar ciertos tópicos sobre las insignes prebendas de tan ilustre profesión. Y lo haré desde la experiencia de estar dentro y haber estado mucho tiempo fuera, conduciendo el toro, blandiendo la llave inglesa, moviendo cajas o envolviendo recuerdos.

1- Los maestros y profesores tenéis tres meses de vacaciones o más. Pues no. Para el que no lo sepa (casi todos), ni empezamos el 15 de septiembre ni acabamos el 22 de junio. Ambos meses los trabajamos completitos, a no ser que nos contraten a partir del 10, que evidentemente cobraríamos a partir de entonces. Por cierto, mientras somos interinos el verano tiene, los años pares o los impares, según el cuerpo docente, quince días menos, porque el resto del tiempo estamos opositando o estudiando para el examen. Cierto es que el resto de festivos son más amplios que para la mayoría, pero conozco mucha gente que ni trabaja en Navidad ni en SS. Hay profesiones con más vacaciones que nosotros.

2- Cobráis un pastón. Yo lo flipo aquí. Hombre, no negaré que el sueldo está bien. Ah, que queréis cifras. Vamos allá. Un profesor de secundaria o EOI puede cobrar 1800 netos así a ojo, sin trienios ni complementos directivos, y un maestro unos 1500. Esto es muy variable y yo este año nunca he cobrado la primera cifra ni de coña, pero también es cierto que me han devuelto de Hacienda. Luego pregunto por ahí y resulta que la peña está cobrando 1200, 1500… los que lo quieren decir. Los que no lo dicen no creo que sea por nómina baja. También hay mileuristas y ochocientoseuristas (yo antes era uno), pero también los hay que trabajan a comisión, que cobran dietas, médicos, altos directivos, ingenieros de caminos, deportistas de élite, políticos, frikis televisivos, inspectores, empresarios, oficiales. Gente con mucha guita. Mucha más que un profesor. Por cierto, cualquier cuerpo público de tipo A o B cobra más que nosotros, de hecho cobramos menos porque tenemos más vacaciones.

3- La jornada es de seis horas y no estáis todo el tiempo con críos. Vamos a ver. Un maestro tiene una semana laboral de 35 horas y un profesor de 30. Luego están los claustros, evaluaciones, preparación de clases, corrección de exámenes computadas en el horario para completar la jornada. Cuando yo estaba en el almacén hacía ocho horas y a casa. Ahora hago seis de instituto, dos de viaje, y tres más de preparar clases, hacer exámenes o corregirlos (este curso he corregido unas 2208 páginas de exámenes largos de cojones). Algunos días me he levantado a las seis y he llegado a casa a las diez de la noche, o sea que no me vengas con que trabajamos muy poco.

4- Es un trabajo cómodo. Ja, ja, ja. Yo siempre digo que una hora con alumnos vale como dos de cualquier otra cosa. No hay nada más estresante que trabajar con niños. Bueno, sí. Trabajar con adolescentes. El ritmo de primaria e infantil es agotador, y hay que valer para eso y tener mucha más vocación que para cualquier otra ocupación a excepción de cirujanos y cuidadoras. Secundaria es más llevable, pero los ratos malos son mil veces peores. Y eso que no me puedo quejar. Este año sólo me han llamado gilipollas y tonto. Ni me han escupido ni intentado agredir, a mi coche no le han puesto chicle ni le han echado pegamento a la cerradura de la clase, anécdotas de otros años. Respecto a si me gusta más esto que lo que hacía antes… pues a veces no. A veces quiero poner ladrillos y olvidarme de todo.

5- Pues chico, no será tan difícil. Mucho más de lo que crees. Todo español tiene un entrenador y un maestro dentro. Todos saben cómo hay que hacer las cosas, especialmente los padres, que consienten a los nenes y cuestionan a los docentes, con una mezcla de escepticismo, desprecio y envidia supina por eso de las vacaciones. Si tu hijo no te hace caso, ¿cómo esperas que me lo haga a mí? Si le sacas la cara, justificas las ausencias al centro, protestas los suspensos, ¿cómo no te va a maltratar cuando le dé la gana? Pero tú sigue dudando de mi aptitud y enmascarando tus graves deficiencias educativas.

6- Vale, pero trabajo fijo. Trabajo fijo los huevos. Cuando hayas opositado unas cuantas veces cada dos años, y además de aprobar un examen durísimo tengas una nota tan alta que te dé una plaza fija, entonces hablamos. La penúltima vez el señor Drywater necesitaba un 11 para sacar plaza, porque por ausencia de méritos no llegaba al mínimo requerido. Por cierto, este funcionariado no tiene nada que ver con los otros, que también he visto alguno por dentro (y eso sí que es vivir de puta madre).

7- Bien, pues cuando la saques a vivir del cuento. Cuando la saques, y hayas estado tres o diez años trabajando a 100 km de tu casa, entonces te mandarán a 300 km a vivir del cuento de al lado, porque el tuyo te quedará un poco lejano.

No negaré que más que un trabajo, es una vocación con inversión de futuro. Dar clase a 90 km todos los días lectivos no compensa. Aguantar mil barbaridades de veinte niños rebotados con el mundo que lo último que les interesa es el verbo TO BE tampoco. Ni tan siquiera defenderse de las injustas críticas de unos padres que como mucho se erigirán en jueces de la causa hijo-profesor, normalmente para darle la razón a un mocoso de trece años que fuma porros en el baño y se mata a pajas en su cuarto con el flamante ordenador que papá compró para que estudiara. Ni salir de una clase crítica con ganas de llorar, gritar, agredir, romperse o hacerse el hara-kiri en televisión y encontrarse que por los pasillos impera la ley del silencio, donde a cada docente le ha ido tan mal como a ti pero nadie lo dice porque está mal visto admitir que no puedes con un grupo, que no apelas a tu autoridad porque sabes que no la tienes y que el resto del día y su noche vas a estar muy rayado. Mucho. Mucho más que con una bronca del jefe o después de cuatro horas extras. Estudiar a saco para sacar una plaza de funcionario tipo A o B matándote la vida y quemándote las pestañas tampoco paga, sobre todo cuando luego sacas un 7 y te quedas como estabas: Interino y mal colocado. Llegar nuevo a un instituto y aceptar que como siempre te han dejado toda la furrufalla (primer ciclo, grupos conflictivos, horario infame) tampoco es plato de gusto, máxime cuando ves a las vacas sagradas trabajando la mitad que tú y aparentando esforzarse, y cobrando mucho más por antiguedad y otros complementos. Ni hacer muchos exámenes para que tus alumnos tengan muchas oportunidades (pues tú sabes lo que es jugarse el futuro a un único examen bianual) que por supuesto vas a corregir en tus horas libres y en tus flamantes vacaciones. Yo este curso he vivido bastante peor que en mis trabajos sin cualificación, sumando clases, cursos de formación pagados por mi fastuosa nómina, corrigiendo mucho, preparando clases, intentando hacer las cosas bien. Porque aquí, mucho más que en cualquier sitio, se pueden hacer las cosas mal o muy bien. Puedes meter mil horas o ninguna fuera del centro.
Pero cuando tenga mi plaza fija a diez minutos de mi casa, cuando las tripas ya no se me revuelvan cada vez que entro a un aula porque me haya acostumbrado a enfrentarme a 25 adolescentes capullos, cuando no tenga que estudiar cinco años seguidos para sacar un 6’2 de mierda que me deja igual, y cuando elija qué grupos voy a llevar y no tenga que sacar el tajo de otros, entonces sí podré decir, si no estoy más quemao que una cerilla rociada con gasolina, que vivo bien y que tengo tiempo libre y que el trabajo no me afecta. Mientras, si estoy aquí es porque a veces uno de quince aprende gracias a ti y otro de noventa te dice “eres el mejor profesor que he tenido” o “¿volverás al año que viene?”. ¿Acaso pensaban que escogimos el aula por vacaciones y dinero? Vuelven a equivocarse. Era por vocación.

36 comentarios:

  1. Cojonudo. Has puesto los puntos sobre las íes. Ya está bien, hombre, de tanta envidia y tanta mala inquina.

    ResponderEliminar
  2. Y además, tenemos que batallar con los alumnos que presentan un escenario cada vez más problemático. O si no, fijaros en el RECIENTE libro de Joaquín Cabezudo Rodas (EL JUEZ EN EL COLEGIO)que recoge en formato de fichas mas de un centenar de casos que ocurren en los centros, sobre todo accidentes, bullying, lesiones...que se producen con motivo de la actividad docente. Por cierto, os lo recomiendo. En nuestro IES lo tenemos y nos ayuda e ilustra mucho a quienes no somos expertos en derecho. Así que no todo es color de rosas en nuestra labor como maestros o profesores. Enhorabuena por el trabajo. Muy bien explicado y estructurado. Buanos días

    ResponderEliminar
  3. No olvides que trabajar con adultos - ancianos, tampoco es fácil. Como son mayores que tú, creen que tienes que respetarles tú, ellos a ti, ya se verá.
    Mi novio también es maestro (de primaria) y se queja de los mismos comentarios. Le voy a decir que lea tu blog.

    Desde luego, me has dejao frita. Espero que consiga plaza en un privao de la ciudad, porque sino, me veo de pueblo en pueblo sin casa fija por los siglos de los siglos! Un besito y no te dejes intimidar por las malas lenguas :P juas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno, Kela, que la primaria hoy por hoy es bastante asequible. A Carolina le costó dos años aprobar por PT y después de tres años fuera (uno de prácticas y dos de primer destino) consiguió plaza en Zaragoza ya pa' siempre. Claro que para eso hay que aprobar. Mucha suerte para tu novio que a partir de mañana creo que salen los aprobados.
    A los anónimos, gracias por vuestro compañerismo. Se nota que sois del gremio. Acordaros de mí si alguna vez sois mi tribunal de oposiciones :)

    ResponderEliminar
  5. CHUCHO DIJO......

    Hola Drywater. Lo primero de todo agradecerte el ponerme en tu Blog "TRABAJADOR SOCIAL" que siempre te da una alegria ver algo familiar cuando entras en un sito web ó en un blog, a ver si tengo tiempo el próximo finde y te enlazo, qué menos.

    Por otro darte la enhorabuena por tu super-blog, el pensamiento bien canalizado puede producir empatia asi que, si te soy sincero, no te tengo demasiada envidia jejejeje. En serio, te lo has currado y a mucha gente nos gusta lo original, si añadimos el buen hacer el cocktail sale estupendo.

    En fin ya veo que llevas tiempo posteando, la experiencia es un grado... sigue como mínimo asi que no es poco.

    En Google estoy como MARKESITO lo suelo utilizar en algún foro pero a estas alturas sobran esplicaciones.

    Bueno ánimo que la vida del educador no tiene precio, se entra por vocación en casi todos los curros y luego sales trasquilado y encima agradecido. Para que contar.

    Un saludo y hasta otra.

    ResponderEliminar
  6. Si que viven bien¡¡¡¡

    Un solo voto quizas pero yo te he leido y descubierto gracias a los premios20¡¡¡

    Veamos seimpre el lado positivo...

    Si quieres visitarme y descrubir mi blog también te dejo mi link:
    republica libertaria de las tortugas

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. A mi, a quien me dice todo eso le digo: y, si tan guay te parece mi trabajo, ¿por qué no estudiaste magisterio??? ¿por qué firmaste tu contrato???

    Y al momento se callan... me encanta! tienes mi voto!!!

    www.lasfrikadasdeaurelio.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El echo de que te digan que vives bien, no necesariamente implica que se envidie tu profesión, ni tan solo que se tenga interés en ella, simplemente están constatando un echo...
      Entiendo que se callan porque se quedan perplejos ante una respuesta tan inconsistente como la tuya.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Gracias, Aurelio's flatmate. Tú sólo has duplicado mi número de votos en el concurso 20 blogs.
    Por eso te sigo, al igual que a órdago 13.
    Gracias a todos por las visitas.
    Markesito, no comprendo a qué viene tu nick. No te pega nada. Tu web es estupenda. Ahora mismo la voy a recomendar en el concurso este de marras. Ya que no voy a ningún sitio a ver si así la gente que quiere conocerte lo hace.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. En realidad me da bastante igual que los profesores y maestros vivan bien, mal o regular. Ojalá vivan bien, pero no sólo ellos, sino to'l quisqui, pero in Spain escasea bastante el tener sentido del bien común. A mí lo que me interesa y me preocupa es una educación de calidad. Ése debería ser el debate de todos los elementos integrantes del sistema (y ustedes como pieza determinante), ya que los países socialdemócratas en condiciones nos llevan años luz y sin una educación buena no saldremos de esta mierda de país de envidiosos y del "yo más que el otro" y con gente que se nutre con esas frases del "qué bien viven los tal y los cual". Y como ejemplo evidente diré que cuando en Francia tuvieron lugar las manifestaciones de jóvenes que paralizaron la ley de los contratos basura que tenía previsto el gobierno, en España los jóvenes se manifestaban por el botellón. No comment. Ésas son las diferencias abismales de dos modelos educativos que llevan a la cultura colectiva, al avance y al progeso.

    ResponderEliminar
  11. La de profesor, como todas las profesiones, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Veo injusto que la gente diga: ¡Qué bien viven los profesores!, porque la respuesta es fácil: pues haberte hecho profesor.

    Pienso que es una de las profesiones más díficiles, puesto que tienen en sus manos la educación de unos chavales que ya de por sí vienen totalmente desmotivados, sin ganas de hacer nada (excepto de tocar los cojones un ratito) y con una crueldad y una manera de vivir que miedo me da el día de mañana España.

    Lo triste es que cada vez va a peor la situación. Como bien dices, siempre hay alguna buena hierba entre tanto cardo y esos momentos son los que te salvan.

    Un saludo y todo mi apoyo.

    ResponderEliminar
  12. Antes, lo que decía el profesor iba a misa y desde luego que más de un susodicho se aprovecharía de esa situación y estaría encantado sembrando un régimen del terror. Ahora el panorama ha dado un giro brusco, tan brusco que los que instauran el régimen del terror son los alumnos desde luego, apoyados por sus cretinos padres. Ojo¡¡¡ También hay alumnos y padres buenos y honestos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Absolutamente de acuerdo con casi todos! El problema es la envidia, esa declaración de inferioridad. Todos queremos ser lo que no conocemos, pero no estamos dispuestos a esforzarnos por conseguirlo.

    Sólo un pero, drywater, no escribas "prevendas de los profesores", que parece que es un apósito que os colocáis bajo la venda, cuando los niños matones os agreden.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, J.B. Vaya mierda de filólogo soy que utiliza los términos como si fuera un hijo de la ESO. ¡Esto pasa por escuchar mil veces una palabras y no verla escrita, que te la inventas!
    Sx, claro que lo importante es la educación, y ahí también estamos en crisis. El servicio provincial de educación no va a sustituir a los profesores y maestros de baja de corta duración, con lo que lo pagaremos todos: interinos, docentes en activo con sobretrabajo, y sobre todo alumnos sin profesor durante dos o tres semanas. Para que luego digan que la crisis no llega aquí.
    Para una educación de calidad hacen falta medios, y con ratios de 35 alumnos poco se puede hacer. Y con padres indolentes y profes fosilizaos menos todavía.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo. Pero los profesores y maestros, que son la fuerza decisiva de la educación, deberían apagar esos fuegos que el Servicio Provincial provoca (tal como señalas), si no poco hacemos con lamentarnos. Si las palabras no son hechos todo acaba siendo puro desecho. Si nadie avisa de los incendios, difílmente se puede evitar la tierra quemada en niveles desproporcionados. El problema es que los sindicatos son una nebolosa sin perspectiva.

    ResponderEliminar
  16. holaa!! soy nueva en esto de los blogs y nadie lee el mio ni nada de eso pero me ha gustado bastante eso de defender a los profes ya que estoy estudiando para serlo y no es para nada tan perfecto como muchos se piensan (aunque me encante esa profesión)te dejo la pagina de mi blog por si la quieres ver vale? no tiene nada que ver con ser profe.. sólo es un poco de mi vida que iré escribiendo poco a poco pero alomejor te gusta! bueno adioss
    http://aprendiendoamadurar.blogspot.es/

    ResponderEliminar
  17. Yo soy Ingeniero, trabajo 9 horas al día, algunos meses no sabemos cuando vamos a cobrar la nómina (inferior a la de cualquier profesor en convenio), tengo amigos profesores y ellos mismos me dicen que se vive de pm, por lo que he decidido que yo también quiero ser como vosotros.
    No hay punto de comparación con el sector privado, exceptuando algunos pocos privilegiados altos cargos...)

    ResponderEliminar
  18. Si yo me he pasado del privado al público será por algo, empezando por la no libertad de cátedra que me imponían en mi academia.
    Respecto a lo de vivir bien, hay ciertas premisas que cumplir:
    1- Trabajar donde vives, y no a 100km.
    2- Ser funcionario de carrera, y no un mísero interino con contratos que van desde 11 meses a 5 días, opositando cada dos años durante medio mes de julio.
    3- Dar clase a grupos buenos (bachilleratos, adultos, etc) frente a la furrufalla de la ESO y especialmente grupos conflictivos.
    4- Complicarte poco la vida, seguir el libro y hacer pocos exámenes, frente a currarte las clases, buscar soluciones docentes e imaginativas a los problemas de aprendizaje y realizar muchas pruebas escritas.
    5- Por último, ser feliz y despreocupado frente a rayarse y comerse el tarro.
    Si aglutinas estas premisas se tiene que vivr de putísima madre

    ResponderEliminar
  19. Hola, antes de nada dejar claro que mi mujer, hermano y cuñada son profesores (interinos). Es verdad que hay muchos tópicos, que si se cobra mucho, vacaciones etc. Comprendo que trabajar en un aula puede llegar a ser duro, en ocasiones muy duro. Sales de trabajar y hay que preparar clases, desplazamientos en coche largos si eres interino o trabajas en otra ciudad, pero hay que tener una cosa clara: todos los trabajos tienen cosas buenas y malas, o si no que se lo digan al albañil que cobra 800 € por mínimo 10 horas de trabajo y un mes de vacaciones exacto. El para ser albañil también ha tenido que aprender, vale, no necesita una carrera, no tiene que opositar etc. Está bien que cada uno defienda lo suyo, pero hay dos tipos de profesores: el que ha trabajado antes en el sector privado y el que no. El primero, valora más el puesto que ha conseguido y está más contento con con lo que tiene, y el segundo no tiene ni pajolera idea lo que es el estricto control de los jefes, cobrar poco, trabajar muchas horas, no tener el trabajo fijo...
    Estoy de acuerdo en que defendais y valoreis lo vuestro, pero a su justa medida. Repito: no os estoy criticando, yo indirectamente también vivo de ello y os apoyo. Mucho ánimo en seguir con vuestra ardua tarea de enseñar y mucha suerte a los interinos en las próximas oposiciones

    ResponderEliminar
  20. Yo, como tutora que soy de un 1º malísimo de ESO, a punto estoy de empezar a decir al 90% de los padres que vienen a verme: oiga, que la ley es para todos y en la LOE pone claramente que USTED tiene que colaborar.

    Es lamentable la de padres que hay que no sólo pasan de todos sino que dan la razón a sus hijos sistemáticamente, incluso en contra del sentido común. Que si, total, tampoco es tan grave que hablen en clase de vez en cuando, que si los deberes tampoco pasa nada por no hacerlos siempre, que si para educar estamos los profes porque para eso nos pagan, que si los insultos entre compañeros a esas edades son normales y no pasa nada... Por no hablar de los que defienden que su hijo es un ángel y que él nunca ha sido, se trate de lo que se trate: los profesores mienten porque le tienen manía y los compañeros testigos también.

    ¡Hasta las narices de situaciones así!

    A quienes se meten con los profesores de centros públicos, lo primero que les diría es que cursen los correspondientes estudios en caso de no tenerlos y opositen. Las plazas están ahí para quienes logren obtenerlas. Para ellos también si cumplen con los requisitos y se matan a estudiar.

    De paso, les pondría a dar clase una mañana entera a un grupo del estilo del de mi tutoría, con 30 chavales de los que sólo 3 son normales. Impera la pésima educación y el gamberrismo. Y eso que yo los tengo bastante dominados, aunque haya sido a costa de mi salud mental y hasta física (lo que he ahorrado en dietas -;))... Pero hay días en los que no están por la labor y no hay nada que hacer.

    Conclusión: si mala es la envidia, peor es la ignorancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "....un grupo del estilo del de mi tutoría, con 30 chavales de los que sólo 3 son normales"

      Tu misma te respondes, si en una clase el 90% de los alumnos "anormales"... creo que habrá que empezar a preguntarse si el problema no estará en el profesor...

      Animo!

      Eliminar
  21. Pues los profesores de universidad, que "en principio" cumplen las prebendas que pones como necesarias para vivir de pm, estamso bastante jodidos a nuestra vez.... sobre todo los que aún no somos funcioanrios, y no tnemos ni siquiera un examen al que poder opositar sino que todo viene dado por fuerzas externas (que te puedan/quieran sacarla plaza, que no se presente nadie con un currículum mejor que el tuyo, que te den la acreditación nacional que no se consigue con hacer tu trabajo diario ni con estudiar, sino con publicar en revistas supermega top que no se lee ni la madre del editor...)
    y encima cobramos menos que en secundaria y nuestras vacaciones se reducen a agosto, si (1) ya tienes la tesis y (2) eres capaz de dejar tu investigación aparte y compartimentalizar tu cerebro entre tiempo libre y tiempo de no dar clase.
    Y ahora, Bolonia...

    ResponderEliminar
  22. La culpa la tienen los de arriba, la administración, los políticos y la prensa, que jamás han alabado publicamente nuestro trabajo, con lo cual la gente de a pie nos toma por el pito del sereno. Y digo yo, que más nos da a los maestros y profesores si estamos viviendo de lo que más nos gusta hacer. Ánimo chicos y como los artístas:" Soy feliz con mi trabajo y si volviese a nacer elegiria la misma profesión".

    ResponderEliminar
  23. Bien, muy bien. Sólo un pero: aunque no niego la existencia de lo que tú llamas "vacas sagradas", convendrás conmigo que no pertenecen a dicha categoría todos los funcionarios con años de experiencia. En algunos sitios se hacen las cosas bien. Llevo muchos años de docencia, doy clase a primer ciclo (2º de ESO), y mi horario es bueno, muy bueno... Tan bueno como el de la inmensa mayoría del centro, gracias a una jefatura de estudios que es una máquina de hacer horarios.

    ResponderEliminar
  24. Hombre, a mi me jode un poco que los profesores se quejen tanto de tener que agunatar a los niños.
    En todos los trabajos cuecen abas, y por lo general son trabajos menos gratificantes (que tus niños salgan adelante ha de ser gratificante si te gusta lo que haces).

    Ejemplos:
    -Clientes encabronados y clientes con malos modales
    -Horas extras infinitas no cobradas
    -No poder coger vacaciones pendientes porque hay que terminar un proyecto
    -Que te toque un jefe cabrón o uno poco preparado, que no se ha reciclado (todo lo hacen mal los demás, yo soy el rey)
    -Ir a trabajar en el fin de semana porque hay que acabar X cosa.
    Etc.

    Todos los trabajos tienen algo.

    He visto a profesores desanimar a gente diciendole que no valía para nada (por suerte ellos no pensaban así y salido adelante, muchos con carrea y buen curro).
    Un buen profesor no le dice eso a un alumno, busca lo que más pueda interesarle al alumno y empieza por ahí para que le pique el gusanillo, o le trata de enseñar como funcionan las cosas en la vida adulta.Dar a un alumno por perdido sin luchar por él deja bastante que desear.

    ResponderEliminar
  25. Estan sobrevalorados !!!!!, 5 millones de parados, y una deuda infinita para poderles pagar !!!!!jajajaja me rio de vuestros problemas. En tos laos cuecen habas señores profesores........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sobrevalorados? No estoy de acuerdo. Pocas profesiones hay tan denostadas hoy en día. Si no hubiera profesores la enseñanza sería autodidacta. Ya me dirás dónde hay guarderías para adolescentes.
      Por supuesto que en todas las partes cuecen habas, pero yo no me río de los problemas de los demás. Todos tenemos paro o familiares parados. Pero no te preocupes, que yo el 30 de junio haré el parado 5 millones más 1. Ahora ya te puedes reír más a gusto.

      Eliminar
  26. Creo que me he agotado más yo leyendo tan esforzado (por antinatural) panegírico a los magisteriados de este país que no tu escribiendolo tratando de defender lo indefendible.
    Así que no me voy a molestar a desmontar tus exageraciones de dificultades, y tus reducciones (en algunos casos, omisiones) de facilidades.

    Chaval, al igual que tú he estado años en indústria dando el callo y luego me pasé a los colegios, pero al contrario que tu, yo soy honesto:

    Trabajando de maestro (cuidado además, con condiciones inferiores a la media que tu mencionas) vivo como un REY en practicamente todas las variables analizables en comparación con las diversas empresas industriales (mayoritariamente metalúrgicas, aunque también otras) que trabajé antes de estudiar para maestro.

    Acéptalo, es una profesión con preparación ridícula, al menos en este país (era mi 2a carrera y me pareció absurdo el nivel de exigencia) y con unas condiciones absolutamente aburguesadas.

    P.D: también aguanto algunos alumnos y reuniones, pero en comparación directa con todos los factores de los empleos anteriormente mencionados, que no voy a comentar aquí, esto me parece un juego de niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo:
      Me parece entender que eres maestro, no profesor. Con eso se explica todo. Por mucho que se parezcan ambas profesiones, en muchas cosas difieren.
      En todo caso, se aceptan tus argumentos y se agradece tu inmenso esfuerzo en llegar hasta el final del texto. Lo que no acepto es que me digas que no soy honesto. Podré estar equivocado, ser exagerado, hipersensible o tiquismiquis, pero no miento. Tan solo opino.
      Sí que estoy contigo en que las condiciones son aburguesadas cuando se accede de verdad a ellas, pero todavía me quedan algunos años para ello. Supongo que tú trabajarás a 20 minutos de casa. Enhorabuena.
      Y un abrazo, que debatir nunca está de más.

      Eliminar
  27. De todas maneras, no sé si aquí se discuten las condiciones de los docentes en general o se compara el sector público con el privado. Ya les puedo decir que cualquier puesto del sector estatal está mejor pagado, a igualdad de titulación, por el mero hecho de tener menos vacaciones. Un ingeniero, por ejemplo, cobra bastante más.
    La docencia en público o privado da para otra entrada completa.
    Un saludo y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  28. 1- Pues será según el centro, porque yo podría hablarte de algún centro en el que los profesores desaparecen por arte de magia el día 30 de junio, y reaparecen en septiembre, o en el mejor de los casos un día antes, sino el mismo día de empezar las clases..., y todo bajo la atenta vigilancia del equipo directivo que consiente y encubre.

    Así, que pongamos que esos dos meses sumados a los 15 días de semana santa y los 15 días navidades, si menospreciar las fiestas convencionales que tenemos el resto de humanos suman un buen pico...

    2- Totalmente de acuerdo, si bien tenemos algunas autenticas momias que entre los complementos, trienios, estadios, y complementos por pertenecer al equipo directivo o cargos de responsabilidad..., cobran mas entre antigüedad y complementos que del propio sueldo y esto en algunos casos supone estar hablando de mas de 2400€

    3/4/5- Vamos a ver, habrá trabajos mejores y los habrá peores, mas o menos gratificantes, pero vamos... tampoco sois mineros y no trabajáis en una cantera, aguantar niños por los 1500€ que comentáis imagino que sera igual de duro que para una cajera de un super aguantaros a vosotros por 900€ al mes (en el mejor de los casos), así que tampoco nos vamos ha hacer las victimas con este tema.

    6/7- Si, así de simple cuando saca la plaza es trabajo fijo, no olvidemos que sois funcionarios del estado, ni mas ni menos, igual que el resto de FUNCIONARIOS.

    Animo, y asumir que es un trabajo tan digno como cualquier otro, ni mas ni menos, así que tampoco esperéis que pongan en un altar.




    ResponderEliminar
  29. Realmente el mismo discurso, lo he oído y leído tantas veces que llega a ser agotador.
    Cansado del royito del tema “vocacional”, lo que queremos son profesionales no “madres teresas de Calcuta”.
    Cansado del tema “aguantamos a vuestros hijos”, pues macho dedícate a otra cosa, que nadie te ha obligado, y por cierto preguntaros si en otras profesiones no os tienen que aguantar a vosotros, y sobre todo no perdamos la perspectiva: no aguantáis a nuestros hijos, cobráis por aguantar a nuestros hijos.
    La mayoría no conocéis otros sectores del mercado laboral, porque os habéis (como bien comentas) pasado mucho tiempo preparando, opositando, y por ultimo “interinando”… es por esto por lo que en muchísimas ocasiones desconocéis lo que es el mercado laboral real, y creéis que lo vuestro es “sumo sacrificio por designio divino…”
    Supongo que por lo menos sois conscientes de la que está cayendo, hay reponedores, cajeras/os, mozos de almacén, tele operadores/as y otros cientos de profesiones en las que no solo tienen que aguantar la mala educación que mencionas, sino que además han de hacerlo cobrando en el mejor de los casos el 50% del salario que mencionas, en unas condiciones laborales nefastas y con unos contratos ridículos…., con jornadas que en muchos casos superan las 9 horas, y que cuando les citan los maestros/profesores para hablar de sus hijos han de ingeniárselas para pedir fiesta en esos fantásticos trabajos, para poder acudir a vuestra cita dentro de vuestro horario y que no os perjudique vuestras condiciones, porque de no ser así ya tenéis el etiquetado preparado de : “malos padres”…, “no se molestan en acudir a las reuniones…”, … “¿que hay mas importante que la educación de los hijos?…”
    Carai, 70kms para ir al trabajo…, eso es una faena…, desde luego que si, es una faena trabajando de profesor igual que lo es trabajando de peón en una fábrica, quizás con el matiz que una vez has llegado a tu centro de trabajo las condiciones laborales no son las mismas.
    Leo a muchos profesores y maestros que han acudido a la llamada de este artículo, prestos a ratificar y confirmar lo duro, vocacional, y sacrificado de esta profesión… destacar que si contamos palabras publicadas en las respuestas nos encontramos en el ranking: interino, sueldo, dietas, cobrar, horario, vacaciones, fiesta, funcionario, contrato…., en fin, me tranquiliza ver que en el fondo todos somos iguales, en vuestro caso y simplificando, estáis los que son funcionarios…. Y los que quieren serlo, solo que vosotros sustituís la palabra “funcionario” por “profesor”.
    Y luego tenemos el tema que mas retorica genera, resulta que si Bolonia, que si los informes Pisa, que si Finlandia…, la loe, lomce, lec … en fin, que si un chaval aprueba es merito vuestro, pero si uno suspende es culpa de sus padres, de la sociedad, del gobierno, del sistema educativo… en fin…
    Sobre el tema vacaciones, mejor no profundizar, en infantil y primaria en verano son dos meses infames de vacaciones, y el que me diga que una maestra de segundo de primara “sigue trabajando en casa” y no es consciente que no necesita más de 10 minutos para corregir exámenes es que no conoce de cerca el sistema educativo de este país, no obstante es muy sencillo, daros un paseo por los centros escolares a partir del 1 de julio y a ver a cuantos encontráis… (“haberlos hailos”), lo de que “se incorporan antes que los niños”… misma invitación… pasar por el centro pongamos 5 días antes de que se reanuden las clases…con suerte encontrareis al conserje y poco más.

    Continua...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Navidades… Semana Santa, sin olvidarnos de todos los puentes y acueductos, y por descontado las fiestas oficiales y locales del calendario… más de lo mismo, no lo digo como critica, es un hecho, una realidad, lo cierto es que esas “fiestas” ya están reflejadas en la nomina y ya se “descuenta”… quizás hace muchos años esto tenía sentido y coherencia reflejándose en la nomina de los docentes, pero lo cierto es que hoy por hoy si miramos la nomina de cualquier docente no apreciaremos diferencia salarial con el resto de trabajadores/funcionarios de otras administraciones, el tiempo y los convenios han ido diluyendo esas diferencias hasta hacerlas inapreciables, si bien los casi 3 meses de vacaciones al año están ahí.
      Carai, y encima me tienen que dar pena en las condiciones que Vds. trabajan?, me tengo que creer que todos están ahí por vocación?, que ninguno está ahí por el sueldo, las condiciones laborales, las vacaciones… Lo siento, pero no veo el problema, no veo afrenta, ni agravio, es una profesión más, quizás en otro tiempos…. Pero sinceramente, hoy por hoy se pueden dar con un canto en los dientes.

      Párense a pensar, porque habiendo profesiones tan duras y desagradecidas en sectores como la minería, construcción, servicios, etc… no encontramos cada vez que “gogleamos” a un minero quejándose de lo duro que es su trabajo… ni 50 páginas web dedicadas a lo mal que lo pasan los albañiles….. no… al contrario… nos encontramos con cientos de páginas que se dedican a justificar lo dura, mal pagada, y poco agradecida que es la vida de los docentes.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  30. Sin olvidar que contáis con mutua privada, vamos que lo mismo que cualquier currante.

    ResponderEliminar