viernes, 3 de julio de 2009

Michael Jackson era realmente Peter Pan

O al menos ese enfermizo síndrome se apoderó de él cuando no pudo ser niño de pequeño y no dejó de ser infantil de mayor. El rey del pop no fue distinto al resto de mortales: ¿Quién no ha deseado alguna vez –o muchas– tener doce años, con ese esplendor atlético, esa vitalidad y descaro, una eterna sonrisa de pilluelo y una lista inconclusa de travesuras a medio tachar entre las “ya conseguidas” y las “aún no intentadas”? Tontear con ser un hombre pero seguir comportándose como crío. No asumir responsabilidades, no tomar decisiones siempre erróneas, no pagar un crudo peaje por caminar autopistas del infierno. Y jugar. Siempre jugar. Correr, chinchar, besar niñas entre la inocencia y el flirteo, volar al cielo y hacer el indio por siempre jamás (en Nunca Jamás). Y reunirse con trescientos amigos, tan inocentemente perversos como uno mismo, y hacer de cada día el sueño de una noche de verano shakespeariana, como cuando acaba el cole y tienes por delante ochenta días de diversión o más, y lo que más disfrutas no es el momento en sí, sino la sensación de que por muy lejos que mires no ves el final de las vacaciones de verano, ese paréntesis de todo que dividía los años como si fueran episodios, y que todos perdemos con más pena que cuando el polo de hielo empieza a tener regusto a madera.
Michael Jackson no era pederasta. Tan sólo era un ser incompleto que no maduró. Por eso durmió en alguna ocasión con niños, para retener su ternura e insuflarse un poco de la misma cuando la suya propia se la llevaban las obligaciones, los conciertos, las manías egomaníacas, las operaciones de estética y el mundo rugiendo en torno al monstruo Michael Jackson. Nunca debió jugar con niños ajenos como si fueran propios, pero no tengo duda alguna de que la pederastia y los impulsos sexuales nunca deformaron sus ajustados leotardos verdes. Por eso los padres de los “abusados” nunca llegaban hasta el final en los juicios, porque lo que realmente querían era vampirizar al artista aprovechando una debilidad infantiloide, perdonable en un niño, injustificada en un hombre. Un padre normal nunca cambiaría dinero por una condena al pederasta; claro que tampoco debían ser muy normales los que prestaban a sus pequeños para jugar con el inmortal Michael. Seguro que los ojos tintineaban con dólares pensando en excesivos regalos del excéntrico cantante o multimillonarias exclusivas sobre los cuadros de su salón, o denuncias por el mal gusto de su anfitrión.
Y es que el rey del rock nunca fue lo que realmente quería. Él deseaba ser niño, el héroe de todos, y recibir, en cada moonwalking el cariño incondicional del planeta entero. También quería ser blanco, y de liso pelo, estilizado, con respingona nariz y hoyuelo de Kirk Douglas. Por eso se autofinanció miles de operaciones imposibles de cirugía plástica, para ser Víctor Frankenstein y su destartalada creación de un solo bisturazo. Su ambición estética le deformó la vida, y el cuerpo, y transformó una vida de juguetes para niños mayores en defunción atípica de megalómano de Nunca Jamás. Ese parece el precio de la fama, una infancia difícil, una vida aparentemente fácil, y la obsesión de ser el mensajero de la fantasía en un mundo real que sólo cree en arrobas y dólares.
@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$@$

11 comentarios:

  1. A Michael Jackson le pasaba de todo al pobre, era muy patógeno, y me da la sensación de que le dejaron bastante solo... Es verdad, que una persona no sale adelante de sus problemas si no pone de su parte, pero si te sientes abandonado, es muy difícil luchar.

    ResponderEliminar
  2. Era un marciano total

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro q no,todo eso paso por su pendejisimo padre...dime quien no queda marcado por una violacion de su propio primogénito?,tratar de vivir a diario con la palabra en mente:"no eres mas que un pedófilo" o que era un violador,no es algo facil.Creeme q por eso yo no creo q el haya sido algo de eso y es algo frustrante q el no haya podido vivir una infancia como la de los demas...el fue una gran persona a pesar de todas las palabras malas q le echaban encima.Todo eso lo llevo a tener tantos cambios en el y en su propia vida,la verdad el fue el mas grande artista q pude haber visto en toda mi vida,a pesar de no haber crecido mentalmente fue una maravillosa persona q sin culparlo gasto millones para ayudar a los demas...alguien q fue tan lindo con los niños y personas grandes,el fue una grandiosa persona

      Eliminar
    2. perdon,era progenitor....

      Eliminar
  3. Realmente, esto era la crónica de una muerte anunciada... La familia que tanto le llora ahora podría haber intentado hacer algo para evitar su autodestrucción. Aun así, a mí siempre me pareció un personaje bastante irreal, era un dibujo animado en 3D cargado de excentricidades.

    ResponderEliminar
  4. M.J. aportó mucho a la música, por mucho que los cretinos detractores se justiquen en alegatos a su vida privada, vida por lo demás que cada uno gasta a su antojo.

    ResponderEliminar
  5. LO VOY A EXTRAÑAR ERA UNA GRAN PERSONA
    PERO AL FIN Y AL CABO HUMANO COMO TODOS LOS DEMAS

    ResponderEliminar
  6. La de cosas que nos quedan por oir sobre M.J¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué yuyu dan las fotos de este artículo!(No por cómo son sino por lo que representan)

    ResponderEliminar
  8. pobre michael su padre lo obligaba a darle lo que ganaba con su hermosa voz!!!

    no lo culpen por tener una niñez así!!!

    me parece que estó fue lo qque lo obligó a tantos cambios.

    tantas críticas!!! tantos problemas!!!

    este material revela todo sobre el felicitaciones!!!

    el era EL REY no del POP era EL REY DEL MUNDO

    adios michael NUNCA TE OLVIDAREMOS!!!!

    ResponderEliminar