sábado, 20 de febrero de 2010

¿Cuál es el medio de comunicación más poderoso?

Semejante pregunta no vaticina una respuesta sencilla y rotunda, empezando por la nada despreciable dificultad de delimitar el vocablo “poderoso”. Si cuantificamos el poder por la influencia conductual sobre los receptores, sin duda es la televisión la ganadora. Ningún otro medio condiciona tanto las actitudes, expresiones, gustos, ídolos musicales y deportivos, costumbres, caprichos, alimentos y opiniones de sus víctimas. Sin embargo, si lo que buscamos es cultura, no hay caja tonta ni ordenador ni radio que pueda competir con la prensa escrita, tanto en formato diario como a través de revista especializada. Y no sólo para el desarrollo de las capacidades intelectuales, también como medio de información general. Si además queremos que las noticias vengan calentitas como recién salidas del horno la fidelidad a la radio es obligada. La FM y la AM también son las más poderosas si atendemos a número de horas de emisión y terminales enchufados. Su captación auditiva (y no visual) permite al oyente recibir entretenimiento, información y opinión de modo secundario, mientras realiza otra actividad principal: trabajar, estudiar, correr, cocinar, leer, dormir, conducir, limpiar o chatear, entre otras.
Supongamos que el medio más potente es aquel que sufre más publicidad: pese a la dura competencia la prensa escrita pronto quedaría descartada. La radio y la tele disputarían un honroso segundo puesto e internet reinaría con alevosía. Una gran parte de los contenidos ofertados por la triple w son anuncios: coches, dinero online, discos, churris, imágenes, descargas, vacaciones… y todo lo que se te ocurra. Tal es la vorágine publicitaria que envuelve al medio que hasta pagan al poseedor de una página o espacio web por soportar estoicamente los anuncios de otros; eso sí, cuando ostenten un número decente de visitas.
Si el parámetro de medición es la interactividad, internet ya no gana, arrasa con saña. Admitámoslo, un sistema con el que puedes transmitir un libro entero en pdf, apropiarte de imágenes, canciones, programas, películas, plasmar tus inquietudes en un blog, facebook o tuenti o conversar por escrito a tiempo real (messenger) le da mil vueltas a todo lo demás, en parte porque internet ya engloba y contiene a todos los demás medios.
Los principales diarios incluyen someros contenidos en sus ediciones online; la radio y varios canales de tele ya pueden sintonizarse vía telemática; y los vídeos más relevantes emitidos por cualquier “mass media” pueden cotillearse previo paso por youtube. Y todo con la incontestable y abrumadora ventaja del internauta de decidir qué y cuándo quiere ver, oír o descargar esto o lo otro. Impepinable. La suerte está echada. La tele ha muerto. Viva Internet, el nuevo rey.
Y por sí quedara alguna duda, ahí va un recuento aproximado de mis horas diarias de medios de comunicación: radio, 40 minutos; prensa, 10 minutos; televisión, 70 minutos; internet, 240 minutos. No hay color.

6 comentarios:

  1. Radio: 500 minutos
    Televisión: 60 minutos
    Prensa: 5 minutos
    Internet: 180 minutos

    ResponderEliminar
  2. Radio: 0 minutos
    television: 60 minutos
    Prensa: 120 minutos
    Internet: en el trabajo + ocio: incuantificable ;P

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. La tele es lo mejor con Belen esteban y los demas

    ResponderEliminar
  4. radio 0 min
    tv 180 min
    prensa 10 min
    internete 240 min o mas

    ResponderEliminar
  5. La radio es sin duda el más influyente de todos, mucho más que internet y que la tele, que solo la ven las marujillas

    ResponderEliminar
  6. si el Internet es el mas poderoso por el facebook y el twitter y el email y el hotmail mis horas y minutos son:
    1 hora 30 minutos Internet
    2 horas en televisión
    1 hora en e noticieros
    20 en radio
    10 en la prensa
    50 minutos en un juego llamado imperia online

    ResponderEliminar