jueves, 2 de abril de 2009

No saludar

De todos los innombrables pecados que comete la raza humana no tengo duda de que el más perseguido y criticado en proporción a su inocuidad es aquel que todo caminante ha cometido alguna vez: ver a alguien conocido y no saludarle.

Ante un encuentro casual reaccionamos de maneras muy extrañas. Los hay que realizan maniobras de dispersión imposibles como mirar el móvil o hacer como que alguien les escucha al otro lado del nokia; otros miran al frente serios como si les fueran a fusilar de un momento a otro; si van acompañados continúan o empiezan la conversación pero mirando al interlocutor con mayor interés que antes, y a menudo cerrando un círculo invisible; unos miran al lado contrario; otros directamente al conocido pero al cuerpo o zapatos; vista al cielo, ojos al suelo, rebuscar en el bolso; las excusas son tan infinitas como torpes.

El rencor hacia el que no nos ha saludado es de los mayores que se pergeñan. Falso, hipócrita, desagradable, mala persona, retorcido, antipático, soso, creído, fariseo, perverso o ser decepcionantemente inmundo son algunos de los atributos que les concedemos. Y eso que un acto social fallido tan simple como este dice mucho menos de nosotros de lo que piensan los otros y vice versa. Para empezar damos por hecho que no nos han querido saludar. Muchas veces ocurre, pero a menudo el otro simplemente no se ha dado cuenta. La mente humana es capaz de abstraerse hasta el punto de cruzarse con un alma amiga y no reparar sino en sus cavilaciones más nimias. El despiste no debe ser descartado antes de prejuzgar al malvado criminal.

Admitamos que nos ha visto. Estamos ante el momento clave. Transeúnte uno ve a paseante dos y se hace el longuis. Si el segundo no se cosca no hay tragedia. El problema surge si B sabe que A ha fingido no verle. Entonces B llegará a fatídicas conclusiones sobre A (véase párrafo 3). La segunda opción es que los dos piensen igual sobre encuentros no deseados y ambos disimulen mirando al otro lado. Si no se chocan de morros problema resuelto y además el que viene es tan mezquino como el que va, o sea en absoluto rastrero porque uno nunca lo hace con mala intención. La posibilidad tres es la más desagradable. Peatones 1 y 2 se miran en el momento cumbre comprendido entre 15 y 2 metros de campo visual. Tragedia total. Aquí puede pasar de todo. Epi decide saludar y Blas no. Epi se queda sólo en su saludo o peor, Blas contesta tres metros por detrás diciendo “anda, si no te había visto” con tanta credibilidad como un vendedor de aspiradoras a domicilio. También puede ser que Blas sólo salude y Epi se pare, con lo absurdo que supone hablar dos minutos sin saber qué decir (sólo comparable a tres pisos de conversación de ascensor). Da lo mismo. Siempre hay uno o dos que experimentan mal sabor porque han quedado como gilipollas saludantes o cabrones fingidores.

La sinceridad y la educación se estrellan en este tipo de actos sociales frente a la timidez, la inseguridad, la falta de memoria y el miedo a quedar mal. Si todos tuvieramos un GPS que nos dijera: “A TREINTA METROS ZUTANITO PÉREZ DEL COLEGIO. REACCIÓN ESPERADA: SALUDO CORTO. REACCIÓN ACONSEJADA: RESPONDER SALUDO CORTO.”, pues entonces no resultaría tan trágico. La gente no deja de saludar por antipatía o superioridad. Simplemente no sabemos cómo va a reaccionar el otro y ese miedo a no saber cómo actuar nos fuerza a decidir evitar el encuentro. Entenderse es complicado, pero mucho más cuando hace seis años que dos personas no se ven.

He pasado por casi todas las fases de saludo y técnicas de disimulo y a día de hoy, con todo lo que sé, si alguien no me saluda por la calle me podrá saber mal en el momento, pero después entenderé su maniobra y la disculparé totalmente puesto que de no hacerla él, probablemente la hubiera hecho yo. Y, con todas las judiadas que se hacen por el mundo, ¿qué más da que tu amigo de la infancia te gire la cara catorce años después de compartir los cigarrillos o los calendarios con chicas bonitas y gorro de Papá Noel?

24 comentarios:

  1. Pues yo creo que si no te saludan es una falta de educación y punto. Lo demás son excusas.

    ResponderEliminar
  2. conductor cabreado5 de abril de 2009, 12:13

    El otro día un polocía municipal con muy mala leche y siendo totalmente inflexible me puso una multa por parar menos de 30 segundos (esto te lo juro) en una zona señalizada como carga y descarga. El tio estaba escondido acechando para poner la multa. Mis explicaciones fueron desoidas, llevaba a mi hijo pequeño en la parte de atrás dormido y hubiese tenido que aparcar a cientos de metros y llevarlo en brazos.

    El hijoputa me contestaba que la multa estaba puesta y que si no estaba de acuerdo que fuera a donde tuviera que ir.

    Pues bien. El otro día me volví a encontrar al susodicho policía porque estaba regulando el paso de los niños en el paso de cebra que hay en la puerta de mi colegio. Era yo el único que estaba cruzando en ese momento y el policia frente a mi. Los dos cara a cara y cada vez más cerca (seguro que no me reconocío). Cuando estoy a 50 centímetros me dice BUENOS DÍAS y mi respuesta descarada es volverle la cara. NO SABES LO A GUSTO QUE ME QUEDÉ CON ESE DESAIRE.

    Me imagino el pensamiento del policía (Falso, hipócrita, desagradable, mala persona, retorcido, antipático, soso, creído, fariseo, perverso o ser decepcionantemente inmundo) Te copio los adjetivos del blog.

    Sólo de pensar que el policía me dedicara todos esos calificativos me muero de gusto

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta saludar a la gente que sé que no pararían a saludarme. Se ponen incómodos y no saben muy bien qué decir... ¡Es fantástico!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo 1, no puedo compartir tu visión del asunto, pero te agradezco la discrepancia.
    Anónimo 2, qué gusto sí pero más si luego se acuerda en su casa de quién eras y el porqué del desaire.
    Anónimo 3, te pido por favor que no me saludes si sabes que yo no lo voy a hacer.

    ResponderEliminar
  5. cuando era pequeña me encantaba saludar con mis amigas a la gente de la calle que no conociamos, es entonces cuando se giran, te miran con cara extraña y ponen gestos de: ¡mierda, no me acuerdo de quien era!

    ResponderEliminar
  6. Un saludo no se le puede negar a nadie. Que despues te pares a conversar o no depende de la hipocresía (si es una persona non grata).

    ResponderEliminar
  7. El saludo si se debe negar a personas que nos han hecho dano y luego pretenden que todo esta bien... delante de los demas. Hay que ser grosero a veces y dar un toque a estos energumenos.

    ResponderEliminar
  8. Yo si no quiero, pues no saludo. Hay muchas circunstancias en la vida, en la que el orgullo debe prevalecer sobre todo. Puede que no estén de acuerdo conmigo (es lo más seguro), pero algún momento pasarán por alguna situación que les haga pensar igual. Créanme.
    Saludos a todos desde Chile.

    ResponderEliminar
  9. el novio de mi sobrina no me saluda el otro dia iba con mi marido y pasamos junto a ellos osea mi sobrina y el y nada la primera vez q melo izo no le di importancia pero ya son dos veces

    ResponderEliminar
  10. No saludar es de ser un personaje,no se puede tener peor educación, y a veces los que se creen que la tienen son los que menos saludan.

    ResponderEliminar
  11. Uno puede llevarse muy mal con alguien, uno puede haber tenido diferencias con alguien, o puedes haber terminado mal con una ex, etc. Sin embargo, JAMÁS uno debe quitar el saludo a NADIE. Yo aprendí durante estos días que es muy molesto y un desaire demasiado incómodo no saludar, una vez lo hice y ahora me arrepiento de haberlo hecho, porque esta vez me lo han hecho a mi. Saludar no cuesta nada, si él saludado no te devuelve el saludo, lo único que debes hacer, es sentirte tranquilo, porque tú cumpliste con las normas de educación que NUNCA están de más. Saludos desde Chile =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues desde mi punto de vista, no le veo ningún sentido el saludar a alguien con quien te llevas muy mal, pues creo que lo mejor que se puede hacer con ese tipo de personas es el ignorarlas, como si no existieran.

      El saludo de cada cual debe de ser sólo para quien lo merezca.

      Eliminar
  12. y si un chico/a con el que has tenido un lio se hace el loco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues que le den, el mar está lleno de peces.

      Eliminar
  13. Yo prefiero evitar el saludo de conocidos de otras épocas, porque no sé si me reconocerá, o si le importará. Pero si está muy cerca y hace contacto visual, le saludo. También me pasa con personas que no conozco pero me las cruzo en lugares más o menos solitarios, uno no sabe si corresponde saludar. Si son hombres miro para otro lado (yo soy hombre), pero cuando son mujeres, si hacen contacto visual, sonrió y asiento con la cabeza, de modo tan leve, que muchas ni se dan cuenta.

    ResponderEliminar
  14. Hay algunas personas que deliberadamente han decidido menospreciar a los demás en algún momento, por ninguna causa real suficientemente grave de un comportamiento que estos menospreciados hayan hecho que amerite dicho menosprecio. Los han ignorado, menospreciado o incluso ofendido como si fuesen una peste sin ninguna otra razón más que el odio que llevan dentro y quieren injustamente descargar con el primer vulnerable más oportuno que tengan de frente (a que no lo hacen con su jefe o con el que saben no les conviene desagradar). A pesar, incluso, de que la otra persona afectada ha tenido en sus momentos la mejor de las intenciones para con ellas.

    Estas personas no merecen y no deben ser saludadas por el que han afectado de esta forma. La persona que ha sido menospreciada por la otra no es un súbdito o esclavo de esta persona indecente para esta tener que saludarla luego de haber recibido un daño moral por el cual todavía no le han pedido perdón.

    Los modales de saludar no son protocolos vacíos, sin sentido, que han de aplicarse descerebradamente porque sí, siempre, independientemente de la persona hacia la cual uno se dirige y de las interacciones pasadas.

    Mi consejo es que si alguna persona ha obrado de suficiente mala manera hacia ti, de forma que no se justifique por algún error de tu parte o algún mal entendido que haya podido ocurrir, y sientes que no debes y no te perjudica de saludarla: no lo hagas. Es tu derecho, y quizás tu deber si no te perjudica, no saludar a esta persona. Que esta persona reciba el mensaje bien claro de que tu no le agradas puesto que ha hecho mala fama contigo y que para poder recobrarlo debe de ser ella la que te alcance y tratar de hacer enmiendas, como pedir perdón por lo que ella anteriormente te hizo.

    No hacer esto, promueve que hayan personas rudas y oportunistas que sigan descargando su odio indiscriminadamente con los demás puesto que los que promueven la "educación descerebrada incondicional" les han enseñado que independientemente de lo mucho que se caguen encima de la gente los demás deben de seguir, como si tuvieran privilegios de Condes o Reyes, tratándolos con el más alto nivel y estándar de cortesía y respeto. No señor, desmotive a la gente indecente en toda oportunidad que tenga.

    ResponderEliminar
  15. A mi no me gusta saludar a las personas, mucho menos iniciar una conversación.
    Bueno, hay excepciones, obviamente si me encuentro a mi mejor amiga, algun familiar o alguien importante, siempre lo saludo con una sonrisa y de una manera maravillosa. Pero si es una persona que apenas conozco, me cae mal o la conocí otro día y la pasamos genial el rato, no lo saludo, me hago la loca. Soy muy timida y no se como saludar a las personas.
    Si ellos me hablan tartamudeo mucho o no se que decir, por eso lo evito mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo, pero en mi caso yo lo hago por que pefiero evitar el rechazo ya que me eafecta mucho.

      Eliminar
  16. Pues a mi por lo general me sucede lo siguiente, saludó cortésmente a quien me salude o a alguien conocido pero cuando es una persona que te cae mal por razones obvias como ser un narcisista y ególatra que te roba el crédito por tus logros y que no trabaja cómo se debe y quiere que le hagan sus trabajos? como no te van a dar ganas de saludarla? sería una hipócrita.

    ResponderEliminar
  17. Yo me canse de saludar o buscarles la cara a las personas, ya que al principio donde ahora vivo en una zona departamental, intente tener una relación cordial con los vecinos, pero ahora no les entiendo, fui amable pero ahora, tratan de evitar saludar, esperando a que salga o me meta a mi departamento para ellos salir, y ya me he dado cuenta con todos, y prefiero evitarlos tambien. a mi me afectan muchisimo, por mi baja autoestima, y opto mejor hacer lo mismo para no salir lastimada. ahora bien tengo otra vecina que he tenido roses con ella, es abusona muy lista, y abuso de mi confianza. ahora bien a ella si de plano la igonoro, no me gusta ese tipo de gente en mi vida. ahora bien regresando con mis vecinos, no lo comprendo, fui amable, hasta acomedida con ellos, dicen que mi presencia impone, pero a todos, quizas la que esta mal soy yo. pero por que?

    ResponderEliminar
  18. Saludar es un indicador que refleja la estructura y nivel de educación que tiene la persona. Aunque no siempre tiene una relación directa: casi siempre.

    ResponderEliminar
  19. Q hago si no quiero saludar

    ResponderEliminar