domingo, 15 de marzo de 2009

Trabajar vs. Estudiar

Hay bastantes dicotomías más o menos existenciales que tienen difícil resolución: ¿Qué es mejor, atacar o defender, vicio o virtud, dieta o deporte, bañador o bikini, niño o niña, invertir o ahorrar, escribir o leer, slip o boxer, cama de matrimonio o dos individuales, rubia o negra, deportivas o zapatos, rock o pop, Superman o Batman, Madrid o Barcelona, negro o blanco, dulce o salado, escuchar o hablar, letras o ciencias, diablo o ángel, gasolina o diésel, vaquero o pantalón, español o extranjero, ono o telefónica, Rolling o Beatles, civil o por la iglesia, lento o rápido, Epi o Blas, carne o pescado, normal o familiar, playa o montaña, guiñote o rabino, Reyes Magos o Santa Claus, fina o crujiente, rico o guapo, cebolla o champiñón, rubia o lista, guitarra o bajo, tampón o compresa, pelotazo o cerveza, té o café, invierno o verano, móbil o fijo, Gambito o Lobezno, kung fu o karate, adagio o allegro, Arturo o Lanzarote, tinto o blanco, te quedas o te vas, con sal o sin sal, melena o calvo, amistad o amor, público o privado, sacarina o azúcar? Una de las más recurrentes divide a los hombres en estudiantes y trabajadores, donde cada uno suele identificar la otra opción como más ventajosa.
Si nos ponemos puristas, trabajar siempre será mejor que estudiar porque te pagan por el esfuerzo. Además el estudio no lleva necesariamente al éxito. Puedes invertir muchas horas y no aprobar. Claro que el estudiante también goza de tres meses de vacaciones y a veces se pasa las semanas mirando al techo o haciendo dibujitos en el libro de texto. Si lo medimos en términos relativos, el estudio siempre será más duro que el trabajo. No hay nada más aburrido que permanecer seis horas sentado en una silla de madera escuchando a un docente o haciendo inecuaciones. Además la jornada no acaba en el centro. Luego están los deberes, los repasos, trabajos y exámenes. Estudiar es un coñazo. Mucho más que pasar la balleta, repartir pizzas, conducir camiones o comprar acciones. Una hora de estudio lleva mucho más desgaste que una de labor.
Pero claro, todo esto sólo es en teoría. El estudiante jamás invierte ocho horas al día durante once meses. Si bien es cierto que en época de exámenes realizará un montón de extras, durante el curso suele vivir muy bien. Tampoco tiene la responsabilidad de acudir todos los días al tajo, y a menudo se toma bastantes licencias. Y el que curra debe hacer ocho horas (o más) productivas, mientras el que mete codos puede salvar una situación con un ligero repaso o una empollada nocturna, aunque cada vez funciona menos el esfuerzo masivo y puntual. Tampoco está obligado a escuchar toda la jornada lectiva para aparentar aprovechamiento máximo.
La realidad pues arroja una verdad incontestable: el estudiante vive mejor que el currante, al menos la mayor parte del año.Sin embargo, si ponderamos ambas actividades en esfuerzo e intensidad por hora, no cabe ninguna duda que memorizar o razonar problemas es mucho más sacrificado. Imagino al opositor de algo que invierte largas horas de actividad intelectual en prepararse con garantías y me parece el gran abnegado, sobre todo si trabaja ocho horas y luego estudia cuatro o cinco más. Estudiar, si se estudia, siempre será más difícil que trabajar, más ingrato y más solitario. Pero estudiar tocándose los huevos dos meses de cada tres y luego descansar el verano siempre ha sido el gran chollo que muchos no quieren perder embarcándose en carreras universitarias, ciclos formativos o bachilleratos imposibles. Y es que a menudo el que sigue estudiando lo hace para no enfrentarse al mundo de verdad, ese que te devora sin masticar y luego te escupe sin mirarte a la cara. Y digo yo: Peter Pan, además de volar en mallas verdes, ¿se está preparando algún ciclo formativo de grado superior? Porque del cuento no se vive por siempre jamás…

17 comentarios:

  1. Perdóname, querido drywater, pero yo creo que trabajar es infinitamente más duro que estudiar. No es lo mismo estar haciendo lo mismo toda la vida que cambiar de asignatura o tema cada hora. El estudiante no da un palo al agua y además su objeto de estudio es mucho más variado. Eso sí, nada que ver con sacarse una oposición de bombero o de juez.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente perdonado, aunque para mí sigue siendo más penoso una hora de codos que una de plancha, de subir cajas o conducir. Respecto al aburrimiento, siempre he creído que es lo segundo que siente uno de su trabajo después de la preocupación o temor por él...

    ResponderEliminar
  3. Braga o tanga, modem o wifi, epi o blas, ortega o gasset, girasol o calabaza, ambar o maou, michelín o bridgestone, buenafuente o wyoming, digital o analógico, baño o ducha...

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi me metían tanta caña en el colegio monjil, que cuando llegué a la univarsidad y más tarde empecé a trabajar en lo mío, me pareció mcho, muchísimo mejor trabajar. Pero claro, todo es relativo, depende de cuánto estudies y/o trabajes, y en qué estudies y/o trabajes.

    ResponderEliminar
  5. Pues hay que gente que ni estudia, ni trabaja. Vive del cuento y de gorronear al INEM y a la familia.Encima esa gente seguro que opina llo durísimo que es el trabajo ¡A picar piedra!

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor es ni trabajar, ni estudiar, ¡¡¡A vaguear todo el mundo!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo hize las 2 cosas, tengo un trabajo complicado y termine una carrera dificil, bien por mi!! aunque es un logro personal, a nadie le interesa que haces, te puedes hacer millonario sin estudiar, o ser profesional frustrado y con problemas economicos, eso si si dices que quieres estudiar hazlo!! intentalo asi no te frustras.

    ResponderEliminar
  8. hola..tengo 18 años y estoy en primer año de Diseño de interiores. Me agote de tantas practicas y teorias..yo desde chica siempre trabaje..y creo q sigo pensando que me gusta mas trabajar que estudiar,pero solo tengo un titulo aparte del secundario..es de administrador en herramientas en informaticas,q creo es una pavada..y nose si dejar de estudiar y buscarme un laburo..y si lo busco lo encontrare..?? alguien me dice q puedo hacer? ah..y creo q si lo hablo con mis viejos no van a querer que deje de estudiar..pero nunca me gusto..antes q trabajar claro..besos..

    ResponderEliminar
  9. no dejes de estudiar"!!!!! este esfuerzo de unos 3 o 4 años no es nada!! te sirve para toda la vida.. espero aceptes mi consejo besos!

    ResponderEliminar
  10. valla q interesante mejor me pongo a trabajar de una vez..

    ResponderEliminar
  11. si tenes padres que te bancan sin reproches ni condiciones,estudia!!! es mas dificil que trabajar, pero el fruto es mucho mejor

    ResponderEliminar
  12. Tengo 29 años y recien ahora voy a entrar a la universidad , soy muy grande para eso???? , quiero estudiar diseño de interiores. Ademas no parezco de 29 , parezco de 20 . necesito opiniones.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  13. Yo hago 2ndo de bachiller y a veces pienso en el suicidio cuando tengo examenes. Ojala pudiera trabajar.

    ResponderEliminar
  14. yo opino que trabajar y estudiar es bueno por que por cada gota que vas a sudar misma que te va a ser recompensada la verdad yo acabe la prepa y pensaba que acabndo esta encontraria un tabajo bueno pero nadamas nada el titulo de bachilleres no importa al 100 pero ya teniendo una licenciatura ya es diferente yo opino que el querer es poder todo depende de que tanto estes dispuesto a esforzarte

    ResponderEliminar
  15. yo tengo 20 años estudio administracion y negocios internacionales...acabo de iniciar el 5to ciclo (mitad de mi carrera) pero lo deje en 3er y lo volvi a seguir despues de 5 meses ...pero en este 5to ciclo pienso dejarlo otraves y creo que es para siempre,trabajo independientemente en lo que es ropa vestido de marcas comerciales y prestigiadas y la verdad me va muy bien me genera mucho dinero y la universidad me absorve tiempo y dinero lo que me preocupa ahora es mi madre como lo tomara ya que esta es la segunda ves k lo dejo,espero que me vaya bien aunque exista un poco de temor pero es natural solo es cuestion de decicion y si lo haces lo haces! Manuel J.

    ResponderEliminar