domingo, 25 de octubre de 2015

Guardiolas, Toledos, Piqués y Gasoles

Hace poco el insigne actor Guillermo Toledo se despachó con unas valoraciones antipatrióticas y antirreligiosas de dudoso gusto. Y no lo eran tanto por su contenido, de por sí muy respetable, como por la forma, absolutamente desmedida, provocadora y marrullera, y también plena de estulticia.
El tweet renegaba de la Hispanidad por ser más un genocidio –o como mínimo subyugación– que un verdadero descubrimiento. Que los españoles ni fueron los primeros ni los últimos en saquear, explotar, humillar, abusar e imponer está fuera de toda controversia. Todos los pueblos de la antigüedad han ejercido su dominación por motivos puramente económicos o megalómanos. Admitirlo es superarlo y recordarlo para que no pase más. Quizá el doce de octubre no debería conmemorar los atropellos cometidos con las culturas latinoamericanas. Aquello fue una barbarie y ciertamente no hay nada que celebrar, señor Toledo. Otra cosa es que metafóricamente excrete usted sobre este país y lo que resulta peor, en el icono religioso que fervorizamos a orillas del Ebro en cierzo, una virgen en una columna de alabastro.
Bastaría con haber dicho “Aquello fue una salvajada y no me identifico con ello, y tampoco creo en la religión cristiana que sirvió de excusa para dicha invasión ni en sus símbolos arquetípicos”. Supongo que al señor actor le falta cultura, empatía, inteligencia, sensatez y humildad.
Resulta cuando menos un ejercicio de necedad injuriar a la patrona de una ciudad en la que vas a actuar con la acuciante necesidad de que paguen por verte, a ti que has ofendido a todos por aquí, creyentes o no. No se puede insultar a un pueblo. No se está por encima del bien y del mal por mucha convicción que uno piense que tiene. Como poco, resulta de una estupidez meridiana.
Es peligroso opinar de asuntos políticos con ligereza o prepotencia. Y este es un mal endémico que no afecta solo a actorcillos venidos a menos. Deportistas de renombre también cometen el mismo error. A estos se les permite un poco más a tenor de su nivel intelectual y su formación académica. Es como dejarle una calculadora al perro y esperar que resuelva logaritmos a pezuñazos. Imposible. El botón de la raíz cuadrada es demasiado pequeño para su pata. Pues lo mismo con Gerard Piqué. El mozo puede estar muy contento con la vida que tiene, pero lo mejor que puede hacer para sí mismo es dejar de abanderar el sentimiento de nacionalismo catalán. No porque no le alcance, sino porque vincular su persona, al igual que hace Pep Guardiola –a este sí le llega– a una ideología de independencia soberanista desdibuja su valía y sus verdaderos méritos, que desde luego no son los de pensar.
Famosos que pretenden inclinar la balanza política con su imagen idolatrada los ha habido siempre. Recuerden por ejemplo al demócrata Bruce Springsteen cantando contra George W. Bush –con muy poco fortuna, por cierto. Sencillamente porque cualquier ciudadano maduro no cambiará su voto porque se lo diga su futbolista, actor o cantante favorito. No se les pide eso. Todo lo que conseguirán es el efecto contrario. No queremos que nos digáis lo que está bien o mal. Lo sabemos mejor que vosotros, porque vivimos en el mundo de verdad, ese que huele mal y donde no llegan los aplausos. Dedicaos a componer temas, ganar ligas o clavar personajes; por eso se os admira. A veces ni siquiera. Simplemente sois bufones para el vulgo. Nada más.
La perspectiva adecuada era la de Pau Gasol. Preguntado sobre la independencia de los países catalanes, el de Sant Boi zanjó el asunto rápidamente, argumentando con acierto que no quería que su imagen se utilizara para fines políticos, y que su opinión al respecto quedaba en el ámbito privado. Contundente y genial a partes iguales, no como los mindundis anteriores. El uno no sabe perder, el otro no sabe ganar, y el tercero no sabe actuar. Y eso que la derrota, la victoria y el teatro son la vida misma.

3 comentarios:

  1. Lo cierto es que no me gusta Guillermo Toledo, no me gusta lo que dice, ni cómo lo dice, comparto tus palabras al cien por cien, y desde luego que Pau Gasol estuvo atinado en sus declaraciones...Y del teatro de la vida me quedo con la puesta en escena de determinados sujetos, o títeres descontrolados, o trasnochados, o no sé qué, porque el esperpento tiene su parte divertida por el patetismo y por otras razones más.

    Un abrazo, Drywater.

    ResponderEliminar
  2. Yo es que estas cosas me las tomo a risa Dry, al igual que no confío en los consejos médicos de mi vecina, no me interesa lo más mínimo lo que estos personajes mediáticos opinen o dejen de opinar sobre política. Y creo que a veces nos ofendemos todos con demasiada prontitud en lugar de colocar a cada cual en su lugar intelectual. Sinceramente, ni me va ni me viene que se caguen en todo lo cagable pero luego vivan de ello también, a fin de cuentas la hipocresía está a la orden del día y la ignorancia también. Yo comparto la opinión de que si no se sabe de algo mejor se cierra la boca o se lo cuentas a tus amigos pero bocazas los hay en todos lados y que muerdan la mano de su dueño también hay unos cuantos perros...Pero en fin, al final consiguen lo que quieren, ser comidilla en todos los periódicos, radios, tertulias y demás. La publicidad, aunque parezca negativa, es publicidad al fin y al cabo.

    Salud!

    ResponderEliminar

  3. Yo creo Dry que todo lo que sueltan esos personajes por su boquita lo hacen para llamar la atención y -te lo digo por experiencia-, Tienen un proyecto a punto de estrenarse o les va mal y necesitan que se hablen de ellos y recurren a eso. Lo de la experiencia te lo he dicho porque cuando están por aquí, en el festival de Cine, van diciendo a toda la prensa, el o su manager, que no se falte a la rueda de prensa que dará, que será muy interesante, etc, etc. Que ocurre? pues que aprovechan y sueltan esas perlas, no como esa, pero en plan político como para que al día siguiente todos estén hablando de ello en lugar de la peli que han presentado. ¿Contradictorio, no? Pues de pena Dry. De vergüenza ajena. Menudos "artistas"
    Abrazos Dry, como siempre sigues hecho un plumillas.

    ResponderEliminar