viernes, 20 de agosto de 2010

¿Por qué los tíos son (somos) tan guarros?

Aviso: Este artículo puede dañar la sensibilidad del espectador

Joder, es que no lo entiendo. Vale que pensemos que los ojos están tras los pezones, que llevemos barba de tres días o que el polvo de la ventana no se limpia hasta que se pueda escribir en él. Aceptar que las pelusas puedan campar a sus anchas por el suelo como si fuera el oeste hasta cinco días antes de ser escobadas es una cosa, pero lo de las tazas de wáter decoradas – espero que sólo las ajenas – clama al cielo.
Cuando voy a miccionar a unos servicios públicos del Consumefur o similares me debato entre la más complicada de la decisiones: Urinario de pie con pelos y señales de gotas amarillas o taza con sorpresa. Suelo decantarme por el wc con incógnita. Llámenme morboso. Yo prefiero pensar que meo más a gusto escondiendo mi expresión de alivio o asco entre cuatro paredes (lo de mirarnos unos a otros la cola ya les puedo decir a las señoritas que no ocurre). Pues llegas al cofre del tesoro. Si has madrugado seguramente estará limpio y reluciente como el de casa. La tapa cerrada, el borde seco, el suelo inmaculado. Pero como no seas el primero te puedes encontrar cualquier cosa: zurrute atascado, papel higiénico multicromático, marcas marrones, papel de alumino hecho bola, orines amarillentos. Todo esto en el interior. En la tapa siempre habrá gotas mingitorias y vello testicular esparcido con más arte que si fuera una tarta selva negra. Y luego la rematadera. Ya sé por qué los tíos meamos con las piernas abiertas. Es para no pisar el charco que ha dejado el anterior, el maki ese que siguen pensando que el pene le mide 42 cm en reposo y hace corto de distancia. ¿Pero es que tanto cuesta mear con la tapa levantada, y dentro, y tirar de la cadena después de pis o pas? Pero, ¿cómo puede haber gente tan cerda y además numerosa? ¿No podríamos restringir el uso de la palabra “guarros” a que nos privan las curvas femeninas y otras perversiones amatorias de dudoso gusto pero que luego se las lleva el agua de la ducha? No me creo que en casa a algunos no les enseñen para que vale la escobilla. Mientras tanto seguiremos cambiándole el agua al canario tirando de la cadena antes y después del acto y cagándonos –moralmente– en todo lo que se me(ne)a fuera de tiesto (o de taza). Vuelvo a pedir perdón por la temática. Si algunos apelasen al botón del agua aséptica más a menudo los demás podrían usar los servicios pensando que nadie más los ha pisado con intenciones residuales.

8 comentarios:

  1. Estoy contigo al 100%! Pero ya sabes el dicho muy de nuestro país que dice algo así: "Como no lo limpio yo..."

    Y es que el día que entre a un lavabo público y el aire no huela a "resumen de actividades" (por decirlo finamente), ese día pensaré seriamente en la religión.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo.
    Leyéndote me he acordado de esas sufridas señoras de la limpieza que tienen que limpiar todo eso al final del día. ¿Qué pensarán de los hombres?

    ResponderEliminar
  3. También hay tías muy pero que muy marranotas.

    ResponderEliminar
  4. Como dice anónimos, las tias tampoco nos salvamos, cuando vas a los baños de los centro comerciales, si no te encuentras una compresa pegada a la pared o mal tirada en el suelo...es que estas de suerte, por no decir que no sé sí hay tias que mean de pie(que hacen bien porque es un asco sentarse)pero por lo menos que apunten bien, porque las gotitas amarillas esparcidas alrededor de la taza y a los pies da un ascazo a la vista y un olor...puffff
    Ya me pasaré por el baño de tios para reforzar tu teória xd
    Besos, me he reído mucho leyendote.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien escrito, Drywater.

    Sin embargo creo que eso es generalizar ,hombre. Ahora mismo estamos en casa mi hermano y yo y la verdad es que tenemos la casa bastante limpia y somos los 2 unos chicos casi maniáticos de la limpieza. Vale, esto tampoco es lo normal, pero en fin, creo que este tipo de generalidades de las que hablas son tópicos sociales a los que ya nos acostumbramos (Sin embargo como te cuento ésto, también he conocido a mujeres muy guarras en lo que a cuestiones higiénicas se refiere).

    En fin, soy de los que opinan que las cosas no son blancas o negras y que, independientemente del sexo de cada uno, debemos de tener una mínima educación higiénica y de convivencia para con los demás!

    Saludos universitarios!!

    ResponderEliminar
  6. Lo de los baños de mujeres no me sorprende del todo. La guarrería no es sexista, pero no opinaba pues nunca he estado "a pie de campo".
    He generalizado, es verdad. Basta que uno o dos dejen su firma para que el wc ya parezca una escombrera, aunque algo me dice que son más...
    Y que tengáis la casa limpia es estupendo, aunque si visitas unas cuantas verás que no demasiado frecuente. También hay una teoría conspiratoria que dice que la gente "poderosa" mancha para que las señoras pobres de la limpieza tengan que humillarse, aunque no sé si creerlo o no...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. te diría que es algo innato pero en realidad tiene más que ver con la educación que hayamos recibido en casa. Estoy con mi amigo Manu, hay mujeres aún más guarras. Te lo digo por experiencia porque he compartido piso con cada una... Un saludo :P

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué artículo más escatológico! Pero estoy de acuerdo con el texto y con los comentarios.

    ResponderEliminar